SIN FORMACIÓN NO HAY SALVACIÓN

Entonces, ¿cómo es posible que los empleados pasen olímpicamente del aprendizaje?

Muy pocas veces oirás a un directivo decir que los cursos de formación para empleados son una pérdida de tiempo.

Pero si bajas unos cuantos puestos en el escalafón corporativo, encontrarás a mucha gente que, aunque no lo diga claramente, lo piensa.

¿Por qué este rechazo? ¿Por qué tantas personas opinan que la formación en el trabajo tiene tanta gracia como una llamada de teletienda a las siete de la mañana un domingo?

Al fin y al cabo, tenemos pruebas suficientes de que la formación beneficia tanto al empleado como a la empresa.

Favorece la proyección profesional, la productividad, el trabajo en equipo, la motivación... y la lista continúa. Sin embargo, sigue generando rechazo.

Las nuevas ideas empiezan con la formación

 
Evidentemente, esta cuestión no tiene una sola respuesta. Existen múltiples razones que generan este sentimiento de rechazo hacia la formación, pero también múltiples argumentos para aplicar cambios que pueden inspirar el progreso personal y de la empresa.

En nuestro nuevo artículo, repasamos estos desafíos en mayor profundidad y destacamos la forma en que puedes conseguir que tus empleados y directivos no solo acepten la formación y el desarrollo, sino que también se conviertan en parte de la cultura de tu empresa.

Las nuevas ideas empiezan con la formación

Agenda Title

19:00 - 19:30

GDPR conference
Geof, Content

Future Business: Unleashing Your Talent

Speakers

  • Vincent B.

    EMEA Director

    Background

  • Geof. L

    EMEA Content

    Background

  • Alex L.

    EMEA Designer

    Background

Where?

Want more?